rcasa

Abuso Sexual Infantil y sus Consecuencias

In Hispanic/Latino, Sexual Assault Awareness on July 11, 2011 at 7:34 am

Es una responsabilidad ética de todas las personas la denuncia de casos de violencia sexual.

El abuso sexual es una forma de maltrato que afecta toda la vida presente y futura de quién lo sufre, especialmente de niños, niñas y adolescentes, ya que estos se encuentran en pleno proceso de desarrollo físico, psicológico-emocional y de interacción social.

El Centro Nacional de Abuso Sexual de Estados Unidos lo define “…contactos e interacciones entre un niño y un adulto, cuando el adulto usa al niño para estimularse sexualmente él mismo, al niño u otra persona. El abuso sexual puede también ser cometido por una persona menor de 18 años, cuando esta es significativamente mayor que el niño o cuando el agresor está en una posición de poder o control sobre el otro”.

En nuestra sociedad, podemos decir que no existe una sensibilización social ni institucional suficiente para provocar una respuesta unánime y contundente a favor de los derechos del niño(a) y adolescente víctima del abuso sexual.

La agresión sexual daña la parcela más privada del individuo, es cuestión referente a la sexualidad del individuo, sobre la que se mantiene el secreto, el miedo y las falsas creencias.

El abuso sexual se puede dar en la familia que es el entorno más cercano al niño, en el que desenvuelve su vida diaria y con el que está en contacto permanente, además de quien depende y donde estable relaciones afectivas, es por eso que cuando se da la agresión en su interior, el daño es más profundo y severo.

Existen algunos factores que harán que la vivencia del abuso provoque efectos en el desarrollo del niño, niña o adolescente:

  • Cuanto más frecuente y más prolongado en el tiempo es el abuso, más graves son sus consecuencias.
  • El uso o no de violencia física. Hay casos de abuso sexual en los que no se emplea la violencia pero sí manipulación, amenaza o engaño, como suele suceder en los casos en los que el agresor es conocido por la víctima para evitar que ésta revele el abuso, que tienen efectos mucho más profundos y dañinos en el desarrollo del niño de lo que puede tener una agresión sexual puntual, aunque haya violencia física.
  • La edad del agresor y de la víctima, en principio la diferencia de edad es un factor importante, porque acrecienta el abuso de poder, dificultando al niño la revelación y haciendo más probable su revictimización.
  • La identidad del abusador, las consecuencias de un abuso son siempre mucho más graves cuando existía una relación afectiva previa entre el agresor y la víctima y, como habíamos dicho, mucho más si es un miembro de la familia.
  • Características de personalidad del niño. Variables como su asertividad o sus habilidades sociales y cognitivas modulan los efectos de la vivencia del abuso sobre el niño.
  • Número de abusadores. Cuando el abuso ha sido perpetrado por varios agresores, la gravedad de las consecuencias para la víctima se incrementa.

Algunas consecuencias inmediatas tienen que ver con los sentimientos de impotencia, ya que sus intentos por evitar el abuso resultan vanos, entonces poco a poco va a dejar de intentarlo. De igual manera, la manipulación y la amenaza a la que muchas veces son sometidos, les obliga a mantener, sobre todo en los casos de abuso intrafamiliar, una doble vida para mantener el secreto y evitar la revelación.

Los sentimientos de culpa, vergüenza y/o miedo, los lleva algunas veces a la retractación, habiendo una intervención efectiva o no.

CONSECUENCIAS A CORTO PLAZO

En cuanto a las consecuencias físicas, podemos encontrar:

  • Pesadillas y problemas de sueño, desde dormir mucho a no poder dormir.
  • Cambio de hábitos de comida, comer mucho y con ansiedad, hasta dejar de comer.
  • Pérdida de control de esfínteres, generalmente en niños o niñas menores de 7 años, debido a un debilitamiento del yo y sus capacidades.

En relación a la conducta, podemos observar:

  • Consumo de drogas y alcohol, como un intento de olvidar el daño.
  • Fugas, ante el miedo o verguenza.
  • Conductas autolesivas o suicidas, por sentirse sucias, inservibles.
  • Hiperactividad.
  • Bajada del rendimiento académico, ya que su energía está siendo utilizada para tratar de entender lo acontecido.

Las consecuencias emocionales que se observan con mayor frecuencia son:

  • Miedo generalizado.
  • Agresividad.
  • Culpa y vergüenza.
  • Aislamiento.
  • Ansiedad.
  • Depresión, baja autoestima y sentimientos de estigmatización.
  • Rechazo al propio cuerpo.

En cuanto a la sexualidad, que es la esfera directamente dañada, las consecuencias pueden ser:

  • Conocimiento sexual precoz o inapropiado de la edad.
  • Masturbación compulsiva.
  • Exhibicionismo.
  • Problemas de identidad sexual.
  • Podemos encontrar también déficit en habilidades sociales, retraimiento social y conductas antisociales.

CONSECUENCIAS DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL A LARGO PLAZO

Hay consecuencias de la vivencia que permanecen o, incluso, pueden agudizarse con el tiempo, hasta llegar a configurar patologías definidas.

Algunas de las consecuencias a largo plazo que puede vivir un niño(a) o adolescente víctima de abuso sexual:

Conductuales:

  • Intentos de suicidio.
  • Consumo de drogas y alcohol.
  • Trastorno disociativo de identidad.

Emocionales:

  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Baja autoestima.
  • Síndrome de estrés postraumático.
  • Dificultad para expresar sentimientos.

Sexuales:

  • Fobias sexuales.
  • Disfunciones sexuales.
  • Falta de satisfacción sexual o incapacidad para el orgasmo.
  • Alteraciones de la motivación sexual.
  • Dificultad para establecer relaciones sexuales, autovalorándose como objeto sexual.

Sociales:

  • Problemas de relación interpersonal.
  • Aislamiento.
  • Dificultades de vinculación afectiva con los hijos.
  • Mayor probabilidad de sufrir revictimización, como víctima de violencia por parte de la pareja.

La atención que se le ha de proporcionar a un niño víctima de agresión sexual, no debe únicamente centrarse en el cuidado de sus lesiones, sino debe ser coordinada entre los distintos profesionales prestando atención psicológica, dándole un seguimiento a corto y medio plazo y proporcionando atención y apoyo al menor y a la familia.

El papel de la familia es esencial en la recuperación del niño: si le creen desde el primer momento y le apoyan, constituyéndose en modelo y referente afectivo alternativo, el niño o niña se recuperará antes y mejor que en caso contrario.

Consecuencias frecuentes, según la edad de la víctima, pueden ser:

  • En edad preescolar: somatizaciones, regresiones y sexualización de la conducta.
  • Entre los 6 y los 12 años: baja autoestima, problemas escolares, trastornos del sueño, reacciones psicosomáticas, dolor abdominal.
  • En adolescentes: baja autoestima, fugas de casa, depresión, embarazo, automutilaciones, agresividad y aislamiento.
  • En adultos: negación del abuso durante años. La emergencia del recuerdo puede venir con el primer embarazo, acompañado de cambios fuertes de carácter, ideas suicidas o sentimientos de rabia y venganza respecto al agresor. También puede suceder que el recuerdo se mantenga reprimido hasta que el hijo tenga la edad que tenía la víctima cuando sufrió el abuso o que la víctima se convierta en agresor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: