rcasa

RCASA Therapy Thursday:Asalto Sexual: los Mitos y los Hechos

In Sexual Assault Awareness on June 16, 2011 at 8:00 am

Existen algunas ideas equivocadas sobre lo que es el Asalto Sexual, a esto le llamaremos Mitos, pero también existe la realidad de la situación a esto le llamaremos Hechos.

Hablar sobre el Asalto Sexual es información muy importante para la comunidad latina inmigrante y para el público en general, porque entre más informada y  orientada se encuentren las personas, conocerán sobre sus derechos y dónde acudir en situaciones de este tipo de violencia, además conocer sobre el tema, qué es el Asalto Sexual y la Violación, cuáles son los mitos y realidades de este asunto.

Asalto Sexual: los Mitos y los Hechos [1][1]

Mito #1: Las victimas provocan el asalto sexual cuando se visten de una manera provocativa o se comportan de una manera promiscua.

Hecho: La violación y el asalto sexual son crímenes de violencia y control que vienen del deseo de una persona de tener en su poder a la otra. Ni la ropa provocativa ni el comportamiento promiscuo (persona que mantiene relaciones sexuales, con varias personas en un mismo tiempo) presentan una invitación a las relaciones sexuales no deseadas. Forzar una persona a participar en  relaciones sexuales no deseadas es un asalto sexual sin importar la manera en que la persona se vista o se comporte.

Mito #2: Si una persona va a la habitación o a la casa de otra persona; o si va al bar., ella asume el riesgo de ser asaltada sexualmente. Si algo ocurre luego, ella no puede decir que fue violada o asaltada sexualmente porque no debería de haber ido a esos lugares.

Hecho: Pensar de esa manera es una  actitud incorrecta porque hace que las acciones del agresor responsabilicen a la víctima. Aunque una persona haya ido a la habitación o a la casa de otra persona,  y además haya consentido tener relaciones sexuales, eso no significa que consintió a todo tipo de actividad sexual. Si una persona no está segura si otra persona quiere hacer algo sexualmente, debe de parar y preguntar. Cuando alguien dice “No” o “Pare,” eso significa PARAR. Forzar a una persona a tener relaciones sexuales sin consentimiento es asalto sexual.

Mito #3: No es asalto sexual si ocurre bajo la influencia del alcohol o las drogas.

Hecho: Estar bajo la influencia del alcohol o las drogas no es una invitación a tener relaciones sexuales no deseadas o forzadas. Una persona que esté bajo la influencia de las drogas o el alcohol,  no es este un  motivo,  para que el agresor la o lo asalte o abuse; muchas personas se aprovechan de la situación y asaltan o abusan porque, esa persona está en una condición vulnerable. Muchas leyes estatales dicen que una persona que está en un estado alterado debido a la influencia de las drogas o el alcohol no puede consentir a las relaciones sexuales. Un agresor quien usa el alcohol deliberadamente para dominar a una persona y así tener relaciones sexuales con ella sin su consentimiento también comete un acto criminal.

Mito #4: La mayoría de los asaltos sexuales y las violaciones son cometidos por personas desconocidas. No es una violación si las personas se conocen.

Hecho: La mayoría de los asaltos sexuales y las violaciones son cometidas por alguien a quien la víctima conoce. Entre víctimas que tienen de 18 a 29 años, 2/3 habían tenido relaciones con el ofensor. 1 Durante el año 2000, aproximadamente 6 de cada 10 víctimas de asalto sexual dijeron que el agresor era una persona de confianza, otro pariente, un amigo o alguien a quien conocían. 2 Un estudio sobre la persecución sexual de las mujeres universitarias demostró que la mayoría de las víctimas conocían a la persona quien las atacó sexualmente. Para las violaciones y los atentados de violación, aproximadamente 9 de cada 10 agresores fueron conocidos por la víctima. 3 Muchas veces un novio, ex-novio, ex esposo, compañero de trabajo, amigo, o conocido fue el que atacó a la mujer.

Se puede cometer asalto sexual dentro de cualquier relación, incluso en el matrimonio, en relaciones íntimas fuera del matrimonio, y por amigos, conocidos y colegas.

El asalto sexual puede ocurrir en relaciones heterosexuales u homosexuales. No importa si la relación entre el agresor y la víctima existe actualmente o está en el pasado; la actividad sexual no deseada es un asalto sexual y es un crimen serio.

Mito #5: Las mujeres pueden evitar la violación si no andan por los callejones oscuros y otros lugares “peligrosos” donde los desconocidos pueden esconderse.

Hecho: La violación y el asalto sexual pueden ocurrir en cualquier momento, en cualquier lugar, a cualquier persona. Según un reporte basado en datos del FBI, casi 70% de los asaltos sexuales reportados a la policía ocurrieron en la casa de la víctima, el ofensor u otro individuo. Como se notó en el Hecho #4, muchas de las violaciones son cometidas por una persona la cual la víctima conoce. Aunque sea buena idea no andar por los callejones oscuros o los lugares “peligrosos,” eso no es protección garantizada en contra del asalto sexual.

Mito #6: Una persona que ha sido asaltada sexualmente de verdad, se comportaría de una forma histérica.

Hecho: Las víctimas de la violencia sexual muestran variadas y diferentes respuestas al asalto, las cuales pueden incluir: tranquilidad, histeria, huida, enojo, indiferencia, negación, o shock (impresión de alto impacto emocional)

El vivir el asalto sexual es una experiencia muy traumática. Las reacciones al asalto y el tiempo necesario para poder entender la experiencia, para cada  persona son distintas. No hay una manera “correcta” de responder al ser víctima de  asalto sexual.

El suponerse cómo la víctima “debe de comportarse” puede ser perjudicial para  la victima porque cada persona se enfrenta al trauma del asalto sexual, de una manera diferente, que también puede cambiar con el paso del tiempo, sobre todo si recibe apoyo emocional.

Mito #7: Todas las víctimas de asalto sexual denuncian el crimen inmediatamente a la policía. Si no lo denuncian o si esperan a denunciarlo, es porque han cambiado de opinión después del crimen.

Hecho: Hay muchas razones por las cuales una víctima de asalto sexual no denuncia el asalto a la policía. No es fácil hablar de ser asaltado sexualmente. La experiencia de contar lo que pasó  hace que la persona reviva el trauma. Otras razones por las cuales la víctima no reporta el asalto inmediatamente o que no lo hace después es porque: tienen miedo de represalias por el agresor; miedo de no ser creídas; miedo de ser culpadas del asalto;  miedo de ser perseguidas otra vez si el caso va por el sistema de justicia criminal; la creencia que no echarán la culpa al agresor; el deseo de olvidarse de todo sobre el asalto; no reconocer que lo que pasó fue asalto sexual; vergüenza y/o shock. La verdad es que reportar un asalto sexual a la policía no es lo normal. De 1993 a 1999, aproximadamente 70% de los crímenes del asalto sexual y  violación no fueron reportados a la policía. Las víctimas pueden reportar un asalto sexual a las autoridades de justicia criminal en cualquier momento, si es inmediatamente después del asalto o dentro de unas semanas, unos meses o hasta unos años después del asalto.

Mito #8: Sólo las mujeres jóvenes y bonitas son asaltadas.

Hecho: La creencia que sólo las mujeres jóvenes y bonitas son víctimas de asalto sexual, viene del mito que el asalto sexual está basado en el sexo y en la atracción física. El asalto sexual es un crimen de poder y control y los agresores frecuentemente escogen como víctimas a las personas que ellos ven como vulnerables a un asalto o a las personas que ellos piensan que pueden tener debajo de su poder. Las víctimas del asalto sexual son de todos los niveles de la sociedad. Ellas son mujeres mayores y también mujeres muy jóvenes. Muchas victimas de la violencia sexual son menores de 12 años. El 67% de todas las victimas de asalto sexual que han sido reportados a las autoridades, han sido personas jóvenes (menores de 18 años); el 34% de todas las víctimas tenían menos de 12 años. Una de cada 7 victimas del asalto sexual reportado a las autoridades tenía menos de 6 años. Los hombres y los jóvenes varones también son víctimas del asalto sexual. Las personas con discapacidades también son víctimas del asalto sexual.

Mito #9: Sólo es una violación si la víctima lucha y resiste al agresor.

Hecho: Muchos estados no requieren que la víctima luche para acusar al agresor de la violación o el asalto sexual. Además, hay muchas razones por las cuales una víctima del asalto sexual no lucha o trata de resistir a su asaltante. Ella puede pensar que si lucha o resiste, ella enojará a su asaltante, empeorando la situación, resultando en heridas más dañinas. También, puede que ella no luche como una manera de enfrentarse al trauma de ser asaltada sexualmente. No luchar  en contra de un asaltante no quiere decir que la víctima consienta  el ataque. Simplemente, puede significar que fue la mejor manera que la víctima encontró para protegerse de heridas más dañinas y así salvar su vida.

Mito #10: Sólo es un asalto sexual si el asaltante/ agresor tenía un arma.

Hecho: En muchos casos de asalto sexual, no hay un arma. A menudo, el agresor/asaltante usa su fuerza física, violencia física, intimidación, amenazas o una combinación de estas tácticas para dominar a la víctima. Como se notó en el Hecho #4, en la mayoría de los asaltos sexuales la víctima conoce a su asaltante. Un agresor frecuentemente utiliza la confianza desarrollada en su relación con la víctima para crear una oportunidad de cometer el asalto sexual. Además, puede que el agresor sepa información íntima sobre la vida de la víctima, como la dirección de su casa, el lugar en donde trabaja, su escuela o universidad, o información sobre su familia y sus amigos. Esto aumenta la credibilidad de las amenazas del agresor porque tiene información suficiente sobre su vida para poder llevar a cabo sus amenazas. Aunque la presencia de un arma puede subir la pena o el cargo criminal, la ausencia de un arma no significa que al agresor no se le pueda acusar de un asalto sexual.

Hecho: Existe ayuda en para las personas Victimas de Asalto Sexual y Violación, en RCASA existe esta ayuda en español llame al: 540-371-1666

Leslie Moncada, Consejera Latina


[1][1]  Tomado de Illinois Attorney General Lisa Madigan, con adaptaciones de L. Moncada

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: