rcasa

Last Monday’s Oprah Show – Comments

In Uncategorized on February 15, 2010 at 12:07 pm

El lunes pasado tuve la oportunidad de ver un programa muy interesante en el show de Oprah en donde entrevistaron a cuatro depredadores sexuales masculinos de diferentes edades y en donde aprendí muchas cosas sobre la dinámica de trabajo de ellos que voy a utilizar para propósitos de este artículo tratando de concientizar a nuestra población sobre este tipo de conducta.

El propósito de Oprah, de la psicoterapista de estos depredadores y de ellos mismos fue el de hacer un programa informativo y educacional para la audiencia.

En todos y cada uno de los segmentos ellos expusieron acerca de sus vidas, si ellos mismos habían sido violados por algún familiar o conocido de la familia, cuantas víctimas habían tenido y de que edades habían sido sus víctimas.

Fueron cuatro ofensores sexuales que comentaron sobre esto, dos de ellos habían sido violados de jóvenes, uno de ellos repetidas veces por miembros de su familia o conocidos, el otro una sola vez, sin sentir nada, conllevando a una vida de adicción al alcohol, drogas y pornografía de mujeres jóvenes de dieciocho años o menores que “legalmente” se hacían pasar como si lo fueran.

Del grupo fueron dos los que comentaron no haber sido violados, pero sin embargo los dos llevaron una vida de negligencia por parte de sus padres con carencia de atención y cariño por parte de sus padres, incluso uno de ellos había sido abandonado por sus padres y se había criado en hogares putativos en donde utilizaban el castigo corporal para corregir su mala conducta.

Las víctimas de todos ellos fueron menores de edad entre los cinco a los diecisiete años de edad, fueron víctimas que confiaban en ellos, y en la que ellos de una manera u otra ejercían el control y la manipulación para lograr sus objetivos.  Una de las víctimas, una niña de cinco años le llamaba a violador sexual: “abuelo”, porque aún sin serlo, los padres confiaron en él y dejaban a la niña bajo el cuidado de él y su esposa (quien estaba enferma), el aprovecho esto para engañar a la niña y lograr sus objetivos. 

El otro repetidamente toco inapropiadamente a su hija, una niñita de 12 años.

El tercero abusó de un familiar muy cercano suyo desde que la niña tenía cinco años hasta que cumplió diecisiete cuando tuvo el valor de finalmente confesar lo que le había estado ocurriendo durante el transcurso de todos esos años.

El cuarto buscaba víctimas adolescentes desde los doce a los catorce años y ejercía el mismo tipo de control en ellas.

Los cuatro concordaron en que los padres deben estar alertas a lo que les sucede a sus hijos, y de que cuando los niños deciden hablar y decir que alguien los ha estado tocando inapropiadamente o expresan algún tipo de cambio negativa en su conducta prestar atención a lo que están diciendo.

Entre sus víctimas se encuentran niños/niñas vulnerables, con baja autoestima, con poca confidencia en sí mismos, niños/niñas que son víctimas de negligencia o poca atención por parte de sus padres, niños/niñas que se sienten solos y no tienen a nadie a quien contarles sus problemas, de estos puntos débiles es de donde estos ofensores sexuales  se aprovechan y no pierden la oportunidad de atraer a sus víctimas llenando falsamente todas estas expectativas, acercándose paulatinamente y “afectuosamente” a ellos hasta lograr sus bajos objetivos.

Como estos ofensores sexuales confesaron ellos no se acercan a niños/niñas emocionalmente saludables, que guardan una buena comunicación con sus padres, niños completamente confidentes de sí mismos, que tienen una buena auto estima personal, porque estos ofensores saben que con ellos tendrían que trabajar un poco más corriendo el alto riesgo de que estos niños/niñas hablen y les cuenten a sus padres o estos mismos descubran lo que les está pasando a sus hijos.

Ellos añadieron que depredadores sexuales no están al acecho de sus víctimas detrás de los arbustos, ellos lucen y actúan como cualquier otra persona normal, pueden ser tíos, primos, sobrinos, padres, padrastros, novios que tienen tendencia a abusar sexualmente de las personas.

Estos ofensores sexuales reportaron el estar al tanto que no solo es el hecho de violar o de molestar sexualmente a estas víctimas, pero es el dolor y el sufrimiento que causan en sus víctimas de por vida.  Uno de ellos mencionó que el dolor que le había causado a su víctima es irreparable, porqué a pesar de que su familiar lo había perdonado y él había formado parte de su terapia, a pesar de que esta persona estaba físicamente aquí, el daño causado es irreversible.  El mató a la persona que su víctima pudo haber sido.

Mi experiencia trabajando en este campo me hace decir que son pocas las víctimas que trabajan arduamente en el proceso de su recuperación y llegan a  ser individuos respetables de su comunidad, La gran mayoría de ellas viven una vida atemorizada, llena de inseguridades, no toman riesgos propios, no pueden dormir, sus hábitos alimenticios no son los más saludables, constantemente son diagnosticadas con desórdenes alimenticios, y otros tipos de trastornos psicológicos que afectan tremendamente su manera de vivir.

Esto es lo que comúnmente nuestras terapistas lo conocen como “Post Traumatic Stress Disorder, PTSD” – trastorno por estrés postraumático, me arriesgaría a decir que muchas de estas víctimas de no seguir un tratamiento psicológico adecuado no llegan a vivir una vida plena emocionalmente saludable.

Esto es parte de los servicios que ofrecemos aquí en el Concilio de Rappahannock Contra el Abuso Sexual, RCASA por sus siglas en inglés (Rappahannock Council Against Sexual Assault).

Si usted o uno de sus familiares o alguna persona a la que usted desee ayudar necesitan obtener más información sobre nuestra terapias relacionadas al Trauma o trastorno por estrés postraumático, por favor llamen a nuestra línea de ayuda al 540-371-1666 y pidan hablar con alguien en español si lo desean.

Estamos interesados en prestar nuestra ayuda para una salud emocional saludable.

Todas nuestras conversaciones son confidenciales.

Hasta la próxima, no sin antes decir que tratemos de mantener la línea de comunicación abierta con nuestros hijos, brindándoles cariño y comprensión, hagamos de ellos personas confidentes para mantener a estos ofensores sexuales lejos de ellos.  No olvidemos que nuestros hijos son nuestro mejor tesoro.

– “G” – Respondiendo a Crisis

Hotline: (540) 371-1666

 

En RCASA, nos dedicamos a cuidar y a tratar de ayudar a las víctimas de violencia y abuso sexual  Proveemos un ambiente terapéutico, seguro y confidencial, en donde los sobrevivientes puedan expresar sus sentimientos y emociones, logrando ser entendidos, ayudándoles con sus decisiones para una vida mejor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: